besuconas.com logo besuconas

RELATO - En el sofa

Era tarde y estaba cansa, el día había sido intenso después de cenar, nos tumbamos en el sofá, el se sentó justo en medio mientras que yo me tumbe poniendo las piernas sobre su regazo a la altura de los muslos, comenzamos a hablar esperando que empezara la película de la noche, pensé que sería una noche como otra cualquiera sin mucha excitación pero...fue distinta e inigualable.
RELATO   En el sofa

Mientras charlábamos de nuestras cosas, empezó a acariciarme las piernas, subiendo despacio hacia mis muslos y rozando las ingles, mi camisón de seda se abría paso a su mano, sabiendo como tenía que dejarse ver mis braguitas que comenzaron a humedecer, mientras que su mano suave, viril, tangible, y decidida me acariciaba el clítoris por encima de mi bragas de seda crudas.

Comenzó la película y no dijimos nada, solo empezamos a verla mientras su mano no dejaba de rozarme el clítoris, dada su experiencia y madurez sabia como hacerme sentir y sus dedos jugaban a entrar dentro de mi coño, mientras que a la vez me rozaba por encima de las bragas, (era un juego excitante, que te daba todo y nada, que había que saber jugar y medir), llego un momento después de más de quince minutos, que mi excitación era evidente, mis pechos estaban duros, la pelvi se erguía y las miradas eran de deseo. Pensé en regalarle uno de esos momentos más íntimos en una mujer, aunque le hubiera dado mucho más.

Metí la mano derecha dentro de mi bragas y comencé a masturbarme, hundiendo los dedos en mi coño húmedo, sacaba la mano y los chupaba (adoraba ese sabor dulce y gelatinoso a deseo puro), enseñándole como lo hace una mujer, mi culo estaba sobre sus piernas y la visión era perfecta para él, aun así había un muro que no le permitía disfrutar de aquel acto al 100%, mis braguitas de seda.

Decidí darlo todo y me quite las bragas, abrí las piernas mostradle sobre su regazo un coño ardiente y deseoso de él, comencé a masturbarme, mi mano se perdía en un mundo de deseo y humedad, pero su mano también jugaba conmigo, era un momento extremo y la necesidad de sentirme poseída, hizo que le pidiera que sacara su polla de su pantalón pijama y levantando un poco mi culo, logre acrobáticamente metérmela en esa postura (tumbada en el sofá boca arriba con mi culo sobre sus piernas).

Al sentirla dentro de mí, no pude dejar de masajear el clítoris gordo de deseo, mi orgasmo iba llegando, una sensación de deseo, de excitación, una pérdida de consciencia, ese hormigueo desde los pies hasta el coño, dieron lugar a un sublime orgasmo, mostrándole a él cómo se corre una mujer y como le puede atrapar la polla en cada contracción uterina. La visión fue excitante, increíblemente vulgar, original y sobretodo única.

Ante tal especulado, no pude por menos ser agradecida y me puse de rodillas en la alfombra, comenzando a chupársela hasta sentir como me ahogaba, la tenia dura y empezó a segregar ese previo semen que tanto me gusta. El ya no podía más y me tomo por detrás para follarme en el sofá hasta que me lleno de él, dejando mi cuerpo sudoroso con olor a pasión, a sexo, a golfa y a mujer plena... Espero que haya muchas noches de cine como aquella.

¡Comparte tus locuras Besucon!

:smile: :grin: :razz: :lol: :wink: :mrgreen: :neutral: :roll: :shock: :???: :cool: :oops: :twisted: :evil: :eek: :mad: :sad: :cry: :!: :idea: :arrow: