besuconas.com logo besuconas

RELATO - Mi primera Orgía

“Nunca olvidaré mi primera orgía” es lo que pensé mientras intentaba cerrar la boca, casi dislocada por la sorpresa de la escena, e intentaba abrir las piernas de la rubia, solo por probar a ver cómo reaccionaba. Su reacción casi me vuelve a dislocar la mandíbula de nuevo, y eso tampoco lo olvidará nunca.
RELATO   Mi primera Orgía

“Aquí tenéis la primera habitación, normalmente las cortinas están corridas, pero hoy me parece que van a ser las únicas que no se corran, jajaja “nos dijo el guía, mostrándonos un habitáculo hecho de madera, con colchones en el suelo. Aunque lo cierto es que yo solo pude ver el amasijo indescifrable de carne revuelta.

Aquello parecía una bacanal romana. Una mujer le chupaba el miembro a un hombre tumbado, que a su vez tenía un coño en cada mano, mientras la feladora, con el culo totalmente en pompa recibía las atenciones de un hombre, que la embestía por detrás, mientras besaba a la dueña de uno de los coños masajeados por el hombre tumbado, que ahora estaba comiéndole las tetas a la otra mujer, complacida por lo que le hacían a juzgar por cómo se contorsionaba y gemía. Cuadros como ese llenaba la estancia, donde habría al menos 15 personas, acopladas como un tetris humano, aderezado por suspiros y jadeos de lo más lascivos.

“¿Dónde quieres ir?” me preguntó mi pareja. “Yo, ahí” respondí señalando un culo en pompa que se presentaba ante mí, cuya propietaria se afanaba en chupar dos poyas que gentilmente, sendos caballeros sonrientes le ofrecían. Me dió su asentimiento con un guiño cómplice de ojo. Me coloqué detrás de la mujer y le besé uno de los generosos cachetes de su monumental trasero. Ella miró de reojo y complacida, arrugó el hocico, y contoneó las caderas como una gatita en celo. Le dí un cachetito que recibió con un estremecimiento de aprobación y siguió a lo suyo, chupando con deleite una poya mientras pajeaba la otra.

Le pasé la lengua desde detrás desde el clítoris hasta el ano, un par de veces, ella se giró y sutilmente me dijo “Fóllame, como a una perra”. No me hice de rogar. Me puse un preservativo, y coloqué la punta de mi poya hinchada en la entrada de su coño, para asirla con firmeza de las caderas, y entrar despacio dentro de ella, con un golpe seco de cadera final, que hizo que se arqueara.

Empecé a embestir acompasadamente mientras jugueteaba con su ojete, para acabar metiéndole un dedo que ella tomó con excitación. Empezó a agitarse pidiendo más, y sentí llegar su orgasmo por la forma en que su coño se cerraba sobre mi poya, a punto de estallar. En su frenesí, se agarró a las poyas que tenía delante pajeándolas a un ritmo irresistible a estas alturas de la situación. Que estalló literalmente cuando ella no pudo más y se corrió arrastrándonos a todos con ella. Perdió por un momento el resuello, pero al ver que los otros se derramaban los buscó con su boca ávida, igual que un sediento en medio del desierto buscaría el caño de una fuente.

Mientras yo, me dejaba llevar, embistiendo con todas mis fuerzas, mientras me cogía de sus gloriosas caderas, para correrme con un rugido gutural. La noche no había hecho más que empezar.

1 Besucon ha comentado

  1. Comentario de oscar
    Publicado:17/03/12 a las 22:03
    1

    se be re chimba marica son mamasitas quieren :grin: ser mi novia

¡Comparte tus locuras Besucon!

:smile: :grin: :razz: :lol: :wink: :mrgreen: :neutral: :roll: :shock: :???: :cool: :oops: :twisted: :evil: :eek: :mad: :sad: :cry: :!: :idea: :arrow: