Relato Voyeur

Relato erótico voyeur

Laura es una mujer de 32 años que reside en un pequeño pero acogedor piso de Barcelona. El balcón y ventanas de su piso van a dar a un patio interior en el cual coincide con más ventanas de vecinos.

Un día de verano, Laura, estaba tumbada en la cama escuchando música, algo aburrida, se aproximo al balcón, llevándose una sorpresa al asomarse, ya que vio como un rostro se escondía en una ventana justo cuando ella salía.

Laura lo tomo como una coincidencia, pero al instante, se dio cuenta de que no era así, ya que aquel rostro no estaba en la ventana, pero se dejaba notar como tras las cortinas estaba al acecho de que ella dejara de mirar hacia allí. A Laura la idea de que la estuvieran observando la excitó bastante pero sin más siguió con sus tareas de la casa…
Relato Laura y el vecino voyeur
Al día siguiente sobre las 12 de al medio día Laura salió a su balcón con una revista y se sentó en la silla a leerla. Su vestimenta era muy llamativa, una minifalda negra extremadamente corta y una camiseta roja de tirantes muy escotada. No transcurrió mucho tiempo más, hasta que salió otra vez el vecino a observarla. Laura se percato de que la estaba observando y eso la puso muy caliente. En ese momento, dejo caer la revista al suelo y al agacharse a cogerla dejo ver como un fino tanga se marcaba por todo su culo y como una parte de él asomaba por encima. El tanga era de color rosa.

Laura tras coger la revista se volvió a sentar y prosiguió con su plan. Mientras hacía como que leía la revista, se abrió de piernas ligeramente. El vecino tras ver como se marcaba su vagina tras aquel tanguita rosa también se empezó a excitar.

Tras esto la chica sudando de calor, se quitó la camiseta y dejo a la luz sus grandes pechos con aquel sujetador rosa a juego con el tanga.

Laura cogió con su mano y empezó a frotarla sobre sus pechos para quitar el sudor que tenia sobre ellos. Sus pechos describían un movimiento que a cualquiera hubiera dejado anonadado.

Una vez secos sus pechos la chica se quito la minifalda quedándose así en tanguita y sujetador. Laura estaba muy excitada, no podía aguantarse más, ella sabía que el vecino la estaba mirando y eso la hacia arder por dentro. Laura, empezó poco a poco a acariciarse por las piernas subiendo cada vez más arriba, hasta llegar a su chochito. Una vez allí comenzó a acariciarlo por encima de su tanguita. Laura estaba muy húmeda, así que decidió pasar a apartar su tanguita y a tocarse por encima de su chochito.

Tan excitada estaba que Laura tuvo un orgasmo y se comenzó a retorcerse de placer, no podía aguantar más los gemidos se le escapaban y mientras tanto el vecino tan excitado como ella se pajeaba.

Tras ese día la cosa no se quedo allí Laura no se arrepintió de hacer aquello, es más ella sigue haciéndolo siempre que puede.

Relato de mirones

Vídeos Relacionados

Deja tu comentario!





Comentando aceptas nuestra Política de Privacidad y nuestro Aviso Legal.

Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones, serán tratados por José David Ayala Gil como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de datos es para poder comentar y para enviarle nuestras publicaciones y promociones de productos y/o servicios. Legitimación: Nos das tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que nos facilites estarán ubicados en los servidores de Profesional Hosting. Podrás ejercer en cualquier momento tus derechos de rectificación, limitación, supresión y acceso a los datos.



Otras Categorías de Vídeos Porno

Porno Asiáticas
Porno Gordas
Porno Mamadas
Porno Masturbación
Porno Morenas
Porno Negras
Porno Orgías
Porno Rubias
Porno Sado
Porno Tetonas
Porno Jovencitas
Porno Pelirrojas
Porno Violaciones
Porno Peludas
Porno Embarazadas
Incestos
Porno Público
Hentai
Porno Gay
Zoofilia
Usamos cookies que analizan hábitos de comportamiento y navegación que aceptas al navegar aquí Política de Privacidad | Cookies | Aviso Legal